1 comentario

  • Inma

    Natalia, con sus pequeñas manos, dedos firmes, impetuosos y delicados, llegan hasta las zonas más escondidas del pie. Después de una de sus sesiones la sensación es de liberación cuerpo y mente, ligereza, crea un ambiente de paz, sosiego y espiritualidad.
    En aquellos días donde has acumulado estrés hasta llegar a notar tensión corporal, me acuerdo de Natalia y funciona, ya lo creo que funciona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *