¿Cuándo recibir los masajes?

Por la mañana, a mediodía o por la tarde, entre semana o fin de semana, son buenos momentos para recibir el masaje, ya que su objetivo es equilibrar el cuerpo para ganar bienestar, atendiendo así a las necesidades que plantea el estilo de vida de la sociedad del siglo XXI.

 

¿Para qué?

Ahora más que nunca, estamos sometidos a muchos factores que intervienen en nuestra salud. Nuestros hábitos de vida, nuestra forma de comer y beber, nuestros horarios, nuestros ritmos de sueño… influyen en cantidad de funciones de nuestro organismo.

Nos hemos fabricado un tipo de vida con un porcentaje increíble de actividad, en realidad, de exceso de actividad. Además, a través de la tecnología, disfrutamos de una gran cantidad de información. Pero tenemos que ser conscientes de que, sin ninguna duda, todo esto tiene un precio, y es un gasto elevado de energía y un incremento de nuestro nivel de estrés.

Recibir este masaje con regularidad impide la acumulación de estrés y de toxinas. El objetivo es mantener la capacidad de autocuración del organismo que todo ser humano posee.

Un masaje aplicado con una presión cuidadosamente estudiada sobre puntos específicos del cuerpo, estimula los diferentes sistemas del organismo, equilibrando el cuerpo físico, energético y emocional.

¡La presión sobre el cuerpo estimula la fuente de vida!