¿Existe un equilibrio entre la cantidad de energía que consumimos día tras día y la cantidad que recuperamos?

Si nuestro cuerpo tuviera un indicador de batería, seríamos más conscientes de que en muchas ocasiones nos ponemos en marcha con poca energía disponible, forzando al cuerpo con frecuencia para que use nuestras reservas.

Este ritmo de vida supone un gasto de energía elevado. Y si, además, nuestra fase de recuperación no es suficiente o no es de buena calidad (alimentación/descanso) acumulamos tensiones y pueden aparecer síntomas que nos restan calidad de vida. 

Una opción es acostumbrarnos a vivir así, pero si para ti es importante sentirte en armonía, es esencial cuidar el cuerpo para poder vivir con vitalidad y enfoque.

De tal forma que, a través de este masaje tan preciso en los pies, por una parte descargamos saturaciones y por otra, nos cargamos de energía.

Cuando logramos reconocer que nuestro cuerpo es como un instrumento musical, le estaremos dando el valor que merece y es cuando trataremos de mantenerlo afinado para que nos responda con la mejor melodía.