¿Cuándo?

Por la mañana, a mediodía o por la tarde, entre semana o fin de semana, son buenos momentos para recibir el masaje, ya que su objetivo es equilibrar el cuerpo para ganar bienestar, atendiendo así a las necesidades que plantea el estilo de vida de la sociedad del siglo XXI.

 

¿Para qué?

Ahora más que nunca, estamos sometidos a muchos factores que intervienen en nuestra salud. Nuestros hábitos de vida, nuestra forma de comer y beber, nuestros horarios, nuestros ritmos de sueño… influyen en cantidad de funciones de nuestro organismo.

Nos hemos fabricado un tipo de vida con un porcentaje increíble de actividad, en realidad, de exceso de actividad. Además, a través de la tecnología, disfrutamos de una gran cantidad de información. Pero tenemos que ser conscientes de que, sin ninguna duda, todo esto tiene un precio, y es un gasto elevado de energía y un incremento de nuestro nivel de estrés.

Recibir este masaje con regularidad impide la acumulación de estrés y de toxinas. El objetivo es mantener la capacidad de autocuración del organismo que todo ser humano posee.

Un masaje aplicado con una presión cuidadosamente estudiada sobre puntos específicos del cuerpo, estimula los diferentes sistemas del organismo, equilibrando el cuerpo físico, energético y emocional.

¡La presión sobre el cuerpo estimula la fuente de vida!

 

¿Por qué los pies?

Es una zona a la que solemos prestar poca atención, pero cuando lo experimentamos comprendemos la satisfacción que nos pueden llegar a proporcionar nuestros pies. Una pequeña idea nos podemos hacer si recordamos la sensación que tenemos cuando, al terminar el día, nos quitamos los zapatos… sentimos una gran liberación.

Nuestros pies son los responsables de nuestro caminar por la vida. Y con este masaje les damos la atención que merecen… que nos merecemos. Es así cuando conseguimos aprovecharnos de los beneficios de esta técnica. La piel y los músculos están comunicados con el resto del cuerpo hasta llegar a los órganos internos. Las presiones que se ejercen sobre la piel se convierten en señales nerviosas que transmiten información al cerebro y generan respuestas. Es así como se estimula la autorregulación del organismo cuyo objetivo es equilibrar las funciones que son alteradas por el exceso de tensión.

La Reflexología Podal se basa en que el mapa del cuerpo se encuentra representado en los pies. Al estimular estas zonas llamadas reflejas, se actúa de forma distal sobre los distintos sistemas del cuerpo.

Esta técnica manual oriental se lleva a cabo realizando arrastres y presiones precisas en dichas zonas. La sensación es muy agradable ya que el ritmo y la intensidad son diferentes en cada persona. Cada caso se trata con la sensibilidad adecuada para proporcionar un gran alivio de las tensiones que nos bloquean.

 

¿Qué sucede a nivel físico y energético?

  • Se activa la circulación sanguínea y linfática
  • Se activa el sistema inmunológico incrementando la capacidad autocurativa del cuerpo
  • Ayuda a eliminar toxinas y favorece la respiración y nutrición celular
  • Equilibra las funciones orgánicas, glandulares y hormonales
  • Mejora el bienestar general y el buen humor
  • Contribuye a la calma del cuerpo y de la mente, siendo el mejor aliado contra el insomnio
  • La eficacia de los resultados aumenta cuando tenemos hábitos de vida saludables (alimentación y ejercicio)

 

¿Por qué es interesante crear este espacio en una empresa?

En una gran ciudad, la cercanía y la tranquilidad son bienes muy apreciados.

Así que, parar durante 30 minutos para descargar saturaciones y renovarte, te recarga de energía vital y buen humor para afrontar tus actividades durante el día y tener un descanso reparador por la noche.  

Dejarte cuidar de esta manera en un espacio próximo a tu puesto laboral, te permite ser cada día la mejor versión de ti mismo y de tu equipo de trabajo en conjunto. El bienestar interno individual es la clave para relacionarnos con nuestro entorno en armonía y realizar nuestra labor con excelencia.

 

¿Por qué elegirme a mí?

Porque sé que el mejor regalo que puedes hacerte a ti mismo es abrir tu mente y tu corazón para considerar la posibilidad de que este masaje puede ser de provecho para ti. Así que no te creas nada, tan sólo verifícalo tú mismo/a a través de tu propia experiencia y decide.

Me llamo Natalia Dalmau Tortosa y mi marca personal es PURO ARTE.

PURO ARTE nace de poner mi voz interior en acción, tras muchos años de búsqueda y sed de comprensión.

Tengo 40 años y todas las experiencias que he vivido hasta ahora, tanto profesionales como personales, me han servido para dar forma a mi anhelo de contribuir al bien común desde mi profunda honestidad, enlazando mi personalidad y mis talentos.

Ponerme al servicio de los demás a través de esta labor que realizo con pasión y plena confianza en mí, me permite ofrecer a las personas lo que mejor se me da.

 

Para reflexionar…

Aprender del vuelo de las águilas

“Observemos cómo vuelan las águilas. Usan su fuerza solamente para iniciar el vuelo. Baten sus alas y se esfuerzan hasta ganar cierta altura. Una vez alcanzada, aprovechan la fuerza de los vientos y se dejan llevar por ellos. Poseen un instinto muy fino para captar corrientes de aire y saben aprovecharlas. Si sólo hay brisa leve, planean suavemente. Si irrumpen vientos fuertes, usan la fuerza de esos vientos para volar bien alto y desplazarse a gran velocidad, inclinando a la izquierda y a la derecha sus enormes alas, que pueden llegar a tener más de dos metros de envergadura.

Bien diferentes son las gallinas. Cuando están nerviosas, se echan a correr, agitan mucho las alas con gran alboroto, pero apenas vuelan unos metros.

Las personas experimentamos más desequilibrio cuanto más separados estamos de la naturaleza, ya que somos parte de ella. Así que, para entrar en sintonía con ella y armonizarnos con sus ritmos, es necesario moderar la lógica de nuestra voluntad y combinarla con su lógica objetiva, tal como hace el águila en su vuelo.

Nuestro comportamiento es constructivo cuando nace del equilibrio entre nuestro deseo y el deseo inscrito en la naturaleza. Sabia es la persona que capta las dos lógicas, la de las cosas y la del yo, se armoniza con ellas y las hace converger.

La tradición del Tao enseña que la persona únicamente se siente plena y realizada cuando su obra imita el vuelo de las águilas: trabaja junto con la naturaleza. De lo contrario, siempre queda un poso de vacío y un sabor amargo de falta de plenitud.

Nuestro yo y la naturaleza forman un todo dinámico siempre en busca del equilibrio.”