Estamos formados por un complejo y maravilloso conjunto de muchas partes, pero absolutamente todas están interconectadas.

La Reflexología Podal se basa en que el mapa del cuerpo se encuentra representado en los pies. Al estimular estas zonas llamadas reflejas, se actúa de forma distal sobre los distintos sistemas del cuerpo.

 

Las tensiones, preocupaciones y estrés temporal en el ser humano, es completamente normal, ya que somos la suma de muchos pensamientos y emociones diarias, con una profesión y una vida personal llena de retos y relaciones interpersonales que nos influyen.

Lo más importante es contar con los recursos que nos ha dado la naturaleza para reestablecernos de ese desorden o alteración. Y para ello hay que conocerlos.

La Reflexología Podal, es una valiosa técnica de masaje oriental que nos revela y redescubre esa capacidad natural que tenemos de reequilibrarnos.

 

Los pies son una zona a la que solemos prestar poca atención, pero cuando lo experimentamos comprendemos la satisfacción que nos pueden llegar a proporcionar.

Una pequeña idea nos podemos hacer si recordamos la sensación que tenemos cuando, al terminar el día, nos quitamos los zapatos… sentimos una gran liberación.

Nuestros pies son los responsables de nuestro caminar por la vida. Y con este masaje les damos la atención que merecen… que nos merecemos. Es así cuando conseguimos aprovecharnos de los beneficios de esta técnica. La piel y los músculos están comunicados con el resto del cuerpo hasta llegar a los órganos internos. Las presiones que se ejercen sobre la piel se convierten en señales nerviosas que transmiten información al cerebro y generan respuestas. Es así como se estimula la autorregulación del organismo cuyo objetivo es equilibrar las funciones que son alteradas por el exceso de tensión.

El masaje se lleva a cabo realizando arrastres y presiones precisas en dichas zonas. La sensación es muy agradable ya que el ritmo y la intensidad son diferentes en cada persona. Cada caso se trata con la sensibilidad adecuada para proporcionar un gran alivio de las tensiones que nos bloquean.